Skip to content Skip to footer

¿Qué es el seguro de cesantía? – Ación Laboral

¿Qué es el seguro de cesantía?
El seguro de cesantía es un instrumento de protección social (Ley 19.728), vigente desde el 1 de octubre de 2002, destinado a proteger a las personas que quedan cesantes, ya sea por causas voluntarias o involuntarias.

El seguro de cesantía, ¿es obligatorio?
Es obligatorio para los trabajadores(as) dependientes mayores de 18 años y regidos por el Código del Trabajo, que iniciaron una relación laboral con fecha igual o posterior al 2 de octubre de 2002. Para aquellos que firmaron un contrato de trabajo antes de esa fecha, la incorporación es voluntaria.

¿Deben incorporarse todos los trabajadores(as)?
No. Quedan excluidos del seguro los siguientes casos:
– Trabajadores(as) de casa particular
– Trabajadores(as) sujetos a contrato de aprendizaje
– Trabajadores(as) menores de 18 años de edad
– Trabajadores(as) que tengan la calidad de pensionados, con excepción de los pensionados por invalidez parcial
– Trabajadores(as) independientes
– Trabajadores(as) regidos por cualquier otra norma que no sea el Código del Trabajo

¿Cuáles son los beneficios del seguro de cesantía?
Los beneficios están relacionados con la antigüedad o tiempo cotizado en el sistema, el tipo de contrato de trabajo y la causal de término de la relación laboral. En términos globales, la persona que es despedida o renuncia a su trabajo tiene derecho a realizar hasta cinco giros, mensuales y decrecientes.

Sus beneficios, ¿son sólo en dinero?
No, también los hay en salud, asignación familiar y apoyo a la reinserción laboral, a través del funcionamiento de una Bolsa Nacional de Empleo y becas de capacitación.

¿Cuál es la cotización mensual que debe hacer el trabajador(a)?
La cotización mensual depende del tipo de contrato del afiliado. Si se trata de un contrato a plazo fijo, por obra o faena, todo el costo del seguro es de cargo del empleador(a), quien debe cotizar mensualmente el 3% de la remuneración imponible del trabajador(a), con tope de UF 90. Ese porcentaje se acumula íntegramente en la cuenta individual del trabajador(a).
En el caso de un contrato a plazo indefinido, el trabajador(a) debe aportar mensualmente un 0,6% de su remuneración imponible, con tope de UF 90, en tanto su empleador(a) cotiza un 2,4% de ese mismo monto. Del aporte de la empresa, sólo un 1,6% se abona en la cuenta individual del trabajador(a), y el 0,8% restante ingresa a un fondo de reparto, denominado “fondo de cesantía solidario”.

¿Qué sucede con el seguro de cesantía si el trabajador(a) nunca queda cesante?
Si el trabajador(a) nunca queda cesante, al jubilar podrá retirar en un solo giro todos sus fondos ahorrados y sin pagar impuestos. Asimismo, en caso de fallecimiento, los recursos acumulados en la cuenta individual constituyen herencia; jamás se pierden.

El seguro de cesantía es complementario a los acuerdos pactados con el empleador(a) en las negociaciones colectivas y/o con las políticas corporativas de beneficios por despido.

Para mayores informaciones sobre el seguro de cesantía, dirigirse a Administradora de Fondos de Cesantía (www.afcchile.cl) o a la Superintendencia de Pensiones: www.spensiones.cl