Skip to content Skip to footer

Ley Bustos: Despido con cotizaciones no pagadas I Acción Laboral

En Acción Laboral te protegemos ante los abusos de tu empleador


Muchos trabajadores pasan por el problema de que su empleador no les pagó todo lo que le debía pagar. Un problema que se presenta frecuentemente es el no pago de cotizaciones provisionales.

El 28 de septiembre de 1999 se publicó en el Diario Oficial la Ley 19.631, conocida también como Ley Bustos, la cual obliga al empleador a pagar las cotizaciones previsionales como requisito previo a despedir a un trabajador.

Si un empleador no paga las cotizaciones previsionales, está obligado a declararlas (DNP: Declaración y No Pago) dentro de los diez primeros días hábiles del mes siguiente a aquel en que se devengaron las respectivas remuneraciones.

En caso de no realizar el pago o declaración de cotizaciones previsionales en el plazo que corresponda, el empleador tendrá hasta el último día hábil del mes subsiguiente, para acreditar la extinción de su obligación de enterar las cotizaciones debido al término o suspensión de la relación laboral. Las Administradoras deberán agotar las gestiones para aclarar la existencia de cotizaciones previsionales impagas y, en su caso, obtener el pago de aquéllas. Transcurrido el plazo anterior, sin que el empleador haya acreditado la extinción, se presumirá para efectos de que las AFP inicien las gestiones de cobranza, que las respectivas cotizaciones están declaradas y no pagadas.

No obstante lo anterior, los empleadores que no paguen las cotizaciones, no podrán percibir recursos provenientes de instituciones públicas o privadas, financiados con cargo a recursos fiscales de fomento productivo. En cambio, los que hayan pagado oportunamente en los últimos 24 meses, tendrán prioridad en el otorgamiento de los recursos señalados.

Si el empleador o la entidad pagadora de subsidios no efectúa oportunamente la declaración o si ésta es incompleta o errónea, será sancionado con una multa a beneficio fiscal de 0,75 U.F. por cada trabajador o subsidiado cuyas cotizaciones no se declaren o cuyas declaraciones sean incompletas o erróneas. Si la declaración fuera incompleta o errónea y no existen antecedentes que permitan presumir que es maliciosa, quedará exento de esa multa el empleador o la entidad pagadora de subsidios que pague las cotizaciones dentro del mes calendario siguiente a aquél en que se devengaron las remuneraciones respectivas.

La Superintendencia de Pensiones, emite periódicamente una Circular que incluye una tabla de reajustes e intereses penales aplicable a las cotizaciones que se cancelen con retraso.

En Acción Laboral  te orientamos y hacemos valer tus derechos laborales . ¡Contáctanos!